Cáncer, una de las palabras más temidas. Impronunciable durante años y estigmatizada. Hoy está cargada de esperanza por personas como la Dra. Ana Casas, oncóloga, investigadora y paciente de cáncer. “He vivido esta enfermedad desde las dos perspectivas y con ello digo: frente al cáncer, esperanza. Actualmente, estamos en la era de la oncología de precisión y personalizada y eso está cambiando el pronóstico y el tratamiento de los pacientes. Ahora el 60% de los pacientes se cura con diagnóstico precoz”, asegura en una entrevista para “Médicos y Pacientes” con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer.

La Dra. Ana Casas conoce muy bien el cáncer, tratarlo e investigarlo ha centrado su trayectoria profesional y vivirlo de cerca cuando le diagnosticaron uno de mama hace nueve años. Es especialista en Oncología Médica en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla y presidenta de la Fundación Actitud frente al Cáncer que promueve el empoderamiento del paciente oncológico mediante el conocimiento científico de lo que le está ocurriendo y de su capacidad de adaptación a la nueva situación.

Desde su propia experiencia como paciente, centra sus esfuerzos en ayudar a otras personas a encarar la enfermedad. También preside “Creamos Lazos” una red de apoyo a pacientes con cáncer de mama que conecta profesionales y pacientes y ofrece información científica. Asimismo, es Directora General de Asociaciones de Pacientes del Colegio de Médicos de Sevilla (RICOMS). En el campo de la investigación, es miembro honorífico de la Junta Directiva del Grupo SOLTI de investigación en cáncer de mama y académica de la Real Academia de Medicina de Sevilla.

“Me diagnostiqué yo el cáncer porque me noté un bulto en el pecho a pesar de hacerme mamografías rutinarias”, explica la Dra. Casas quien, para ella, cuando eres médico “se vive de una forma especial”. “Lo asumí con normalidad, Yo trato a cientos de mujeres con este cáncer y sabía que también me podía pasar a mí”, afirma.

Aceptarlo, disponer de la información necesaria, reorganizar tu vida y mantener una actitud activa, son los pasos necesarios cuando te dan la noticia. “Cambias prioridades, te pones en otro plano diferente. Ahora tienes que atender lo más importante de tu vida que es curarte. Soy buena paciente y dispongo de mucho conocimiento. Saber tanto tiene su parte buena y su parte mala, pero considero que la información siempre es positiva, hay que saber irla aceptando para no angustiarse y saber qué opciones hay”, indica.

Tener un cáncer te cambia y a ella como médica también en la práctica profesional. “Me he vuelto más sensible y próxima -señala- ahora entiendes mejor que le pasa a la persona, porque he visto el cáncer desde las dos orillas, ves la perspectiva desde el punto de vista profesional con todos los avances que hay y la perspectiva del enfermo. Ahora percibo la enfermedad en las dos dimensiones y facetas”.

Para acabar con esta enfermedad son necesarias para la oncóloga dos medidas importantes: La prevención a través de promover hábitos de vida saludables que pueden prevenir hasta el 40% de los cánceres y con los programas de cribado, screening y detección precoz. “Las personas tienen que acudir a los programas que las Comunidades Autónomas ponen a disposición para la detección de cáncer de colon, de mama y de cérvix. En nuestra mano también está prevenirlos”, subraya.

Y la otra medida es algo que desde los últimos años se viene haciendo y que arroja esperanza en el pronóstico de la enfermedad: la oncología de precisión. “Significa que los diagnósticos son cada vez más específicos, más moleculares, sabiendo la biología de cada tipo de tumor.  Ahora se aplica un tratamiento específico para ese grupo de cánceres y la alteración especifica que tienen”, explica la Dra. Casas.

El cáncer ha pasado de ser una enfermedad que se trata con quimioterapia igual para todos y siguiendo la secuencia de: radioterapia, cirugía, radioterapia y quimioterapia, para poder tratarse con distintas opciones personalizadas para cada tipo. En su opinión, “tenemos medios diagnósticos y radiológicos mucho más precisos, y tratamientos específicos que atacan la alteración molecular del tumor según sus características. Hay mayor efectividad, menor toxicidad y efectos secundarios”, cuenta.

Para ella es importante trasladar a la sociedad que “si un cáncer se diagnostica en una fase inicial y muy precoz las posibilidades y probabilidad de curación son prácticamente del 100% de muchos cánceres”.

Por este motivo es importante acceder a los programas de cribado disponibles y acudir al médico ante cualquier síntoma que se tenga. “La curación del cáncer se ha multiplicado en los últimos 40 años. Actualmente, un 60% de los pacientes con cáncer se cura, hay cada vez más medios de diagnóstico y terapéuticos. Se diagnostican más pronto, se evitan factores de riesgo y hay mejores tratamientos. Esto hace que las cifras de supervivencia hayan aumentado. Por eso hay que seguir trabajando en la oncología de precisión y en la medicina personalizada”, señala.

España, pionera en ensayos clínicos del cáncer. Actitud activa de los pacientes para participar en la investigación

Algunos de los retos que señala la Dra. Casas en cuanto a la enfermedad es que el acceso a los medios de diagnóstico y terapéuticos no es igual en todas las Comunidades Autónomas y que falta investigación básica. “Aunque han aumentado los recursos para la investigación, siguen faltando. La investigación es fundamental para el cáncer. España es pionera en ensayos clínicos y en el desarrollo de fármacos. Pero falta investigar en oncología básica y traslacional. Hay que invertir más y dedicar más esfuerzos de recursos humanos a la investigación básica. Necesitamos trabajar en red para que no se repitan estudios y es muy importante la participación de los pacientes y su actitud activa”, matiza.

“Han cambiado mucho las cosas -destaca-, ahora son los propios pacientes los que reclaman investigación clínica oncológica porque saben que de ella depende su éxito terapéutico. Los propios pacientes intentan de forma activa que la investigación avance en oncología”.

Precisamente, empoderar al paciente para que sean activos y asuman la enfermedad de forma proactiva, quieran estar bien informados y colaborar en la investigación, es uno de los objetivos de la Fundación Actitud frente al Cáncer que, también, busca ayudar en el proceso de adaptación.

Cuando una persona recibe un diagnóstico, se necesita una fase de adaptación, tiempo para hacerte a la idea de la nueva vida, los tratamientos y la reorganización de prioridades. “Hay que aceptarlo con una postura activa, la negación es negativa. Cuando se acepta y se adapta se genera una actitud de esperanza activa que disipa la oscuridad de la noticia inicial. Ahora estás informado, pendiente de la evolución de la enfermedad, confías en los profesionales y en la investigación y eso te lleva a un desenlace mejor del que esperabas”, relata.

La palabra cáncer da miedo. Y hoy todavía a pesar de los avances tiene una connotación negativa y está bastante estigmatizada. “Términos como decir que tal cosa es el cáncer de la sociedad, o no usarla correctamente cuando se dice; este famoso murió de una larga enfermedad hace que cuando a una persona se lo diagnostican lo vea todo muy oscuro. El conocimiento abre una ventana y saber que hay posibilidades y que cuentas con medios de tratamientos cada vez más eficaces y con menos efectos secundarios”, explica.

“Que el cansancio y la presión asistencial no nos haga perder la humanidad y los valores humanos”

La comunicación de la noticia también es importante. Para la doctora Casas “al comunicar una noticia hay que ponerte en lugar de la otra persona, tener interés por cómo se siente y cómo va a recibir la información. Con empatía y sensibilidad. Poniendo empeño en que entienda lo que se dice. Uno puede no ser hábil comunicando, pero si tienes eso dentro y piensas que esa persona podías ser tu es más fácil. Es importante que el cansancio y la presión asistencial no nos haga perder la humanidad y los valores humanos”.

Con todo ello, para el cáncer se espera un futuro esperanzador. La Dra. Casas se muestra contundente: “Frente al cáncer hay esperanza, estamos en la era de la oncología de precisión y personalizada y esto está cambiando el pronóstico y el tratamiento de los pacientes”.

Además, cada vez se está consiguiendo aumentar la supervivencia y con mejor calidad de vida y las personas también están más concienciadas: «Nunca piensas que te va a pasar a ti, pero si somos responsables de nuestra propia salud manteniendo hábitos saludables, con alimentación sana, no fumando, haciendo deporte, participando en cribados y acudiendo al médico a la menor anomalía, reduciremos las probabilidades de tener que escuchar en primera persona la palabra: CÁNCER «.

Fuente: Médicos y pacientes

EL RICOMS LES DESEA FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO 2022

El presidente y la Junta Directiva
del Real e Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Sevilla y su provincia
le desean muy feliz Navidad y próspero 2022

 

La autora de la ilustración es la niña Sandra Martín Márquez, ganadora del Premio del Concurso de Dibujo de Navidad del Colegio de Médicos de Sevilla, celebrado en diciembre de 2020.