Entrevista al Dr. Alfonso Carmona. Edición Especial Colegios Profesionales del Diario de Sevilla.

EL doctor Alfonso Carmona, pediatra y presidente del Real e Ilustre Colegio de Médicos de Sevilla, conoce de primera mano la situación actual médica y toda la problemática que se cierne en torno a uno de los colectivos peor remunerado y con peores condiciones para la formación y desarrollo profesional.

–Con la incertudimbre reciente en torno al sector médico, ¿cuál sería su valoración actual en torno al modelo médico?

–Está pasado, es un modelo que viene desde hace muchos años y que realmente no ha contado casi nunca con los médicos para su desarrollo. Eso lleva pasando facturas desde hace años, lo que sucede es que nunca ha habido voluntad política de corregirlo. Por ello ahora mismo nos encontramos un déficit de médicos, algo que llevamos advirtiendo desde hace 10 o 15 años y que había que reestructurarlo y no precisamente construyendo nuevas universidades. No hacen falta estas nuevas universidades de Medicina ya que tampoco se tienen profesores para las mismas, ya en las actuales existen catedráticos de Veterinaria dando Anatomía. Lo que hace falta es que en estas facultades ya existentes se aumente el número de plazas y, en segundo lugar, lo que es necesario son hospitales que se encuentren homologados y que puedan desarrollar la especialidad vía MIR. Habrá hospitales que puedan desarrollar una especialidad y otros que puedan desarrollar otra diferente y esto sí es necesario y no se está realizando. De hecho, recuerdo hace pocos años que se redujeron las plazas MIR cuando ahora lo que habría que hacer es un aumento de esas plazas. También es necesario ver cuáles son las necesidades reales en cada hospital, conocer qué especialidad hace falta, dado que la demanda no es igual para cada especialidad.

–En cuánto a la remuneración de estos médicos, ¿en qué punto se encuentra en la actualidad?

–Hace falta remunerar a estos médicos en condiciones, no se puede estar con el nivel de formación, de estudios y de continuidad en el estudio y desarrollo de su profesión pagándole un sueldo base de mileurista, dado que lo demás es complementario. Esto no hay quien lo resista y ahora ante la falta de profesionales médicos es cuando se están dando cuenta. Nosotros nos habíamos dado cuenta hace muchísimos años, lo que sucede es que cuando hay oferta no sucede nada, pero cuando hay demanda sí que te acuerdas. Ahora los médicos se están poniendo en la posición que debían haberse puesto hace veinte años. Esto no es algo nuevo, lo que pasa es que el médico no se une nunca para desarrollar todas estas propuestas, porque en esta profesión que tenemos nos dedicamos exclusivamente al trabajo y al estudio y se nos olvida lo demás. Eso es un pensamiento equivocado, ya que detrás tiene que haber una gestión de la sanidad.

–¿Esta baja remuneración es lo que está provocando la fuga de médicos fuera de nuestro país?

En España un médico gana 50.000 o 60.000 euros sin guardias, pero cuenta con una oferta a tan solo 10 kilómetros de los Pirineos, en Francia sin ir más lejos, donde recibe 150.000 euros anuales sin guardias. Además, aquellos que vayan a trabajar desde España se encuentran exentos de impuestos durante muchos años. A estos profesionales médicos se le dan facilidades cuando aquí es totalmente lo contrario, siendo vilipendiados, estando sin contrato o con contratos incluso de días u horas… Creo que todas estas cosas se han ido acumulando, pero no solo en Andalucía, sino en toda España. Incluso nosotros aquí en Andalucía hemos mejorado respecto a los 30 años anteriores cuando estábamos con contratos que nos trasladaban de un lugar a otro en cuestión de días, cuando una persona para que rinda debe estar en su sitio puesto que estamos hablando de la salud de las personas.

–¿Cómo percibe esta situación en la Atención Primaria?

–Todo el mundo habla, precisamente, de la joya que es la Atención Primaria cuando eso no es así. La joya de la sanidad no puede ser la Atención Primaria cuando aquí no se han preocupado por desarrollarla, siendo la gran olvidada. Se forman médicos que van a servir en hospitales, pero no se estimula lo bonito que es la profesión dentro de un centro de salud, en el cual tú te tienes que preocupar por un paciente en todas sus características. En la Atención Primaria hay una unión paciente-médico que no se da en otras latitudes como es un hospital, una UCI o un quirófano. Esta formación es necesaria, pero más que esto lo que sí es necesario es que se solucionen todos los asuntos pendientes en Atención Primaria y todo lo que no se pueda solucionar aquí pues entonces habrá que derivarlo al hospital. A la Atención Primaria no se le han dado medios y hoy día hay médicos muy bien formados para que en este ámbito se diagnostiquen el 80 % de las cosas. Lo que sucede es que si esto no lo acompañamos de suficientes médicos, suficientes medios y suficientes estructuras pues ahí es donde está fallando el sistema.

–Desde su punto de vista como presidente del RICOMS, ¿qué acciones innovadoras destacaría desde este organismo?

–En Andalucía me he congratulado mucho, ya que fui muy crítico con la anterior Consejería porque no cumplieron. El tema de la sanidad fue uno de los puntales para que salieran elegidos y habían pasado 100 días y no habían hecho nada. Nosotros desde el RICOMS aguantamos 6 meses para hablar y a partir de ese momento nos sentamos para que se movieran. Lo cierto es que después de ese momento se pusieron manos a la obra y la sanidad andaluza ha avanzado bastante. Ahora tenemos que ir a por la equiparación salarial, independientemente de todos estos ajustes. También hay que desburocratizar al médico, el médico está para ver y atender pacientes. Tampoco podemos hablar de sustituir médicos por enfermeros, cada uno debe estar en su sitio, el médico tiene su función y el enfermero tiene su función.

–¿Qué papel debe jugar el RICOMS para solucionar estos conflictos?

–Debemos seguir estando ahí, vigilantes de que todo lo que digan los políticos lo cumplan, dado que son los que pueden hacer y cambiar las cosas. Lo que sucede es que tienen que contar con los médicos y ahí estará el RICOMS para que se tengan en cuenta. Debe haber un médico especializado en todos esos asuntos para tomar estas decisiones. Hay médicos con mucha formación e interesados en ayudar y organizar y, si conseguimos que cuenten, creo que seguiremos teniendo la sanidad a la altura de los médicos, porque los médicos son excepcionales. A nuestros médicos se los rifan en el mundo entero, tan sólo hay que preguntar en otros países.