El Dr. Martín Navarro Merino, Académico de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Sevilla y miembro del Comité de Expertos del Real e Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Sevilla, opina acerca de un tema de candente actualidad

Una vez alcanzado un porcentaje adecuado de vacunación en adultos, es de vital importancia la vacunación anti COVID-19 en la población infantil, sin la cual el control de la Pandemia sería imposible. El virus se refugia en la población no vacunada y para lograr la inmunidad de rebaño, se requiere vacunar a los niños.

Primero tienen que realizarse ensayos clínicos que demuestren su eficacia y la falta de efectos secundarios en los niños que, afortunadamente, están muy avanzados, pero tienen como dificultad añadida que se realizan en un grupo muy heterogéneo, ya que no se puede comparar el sistema inmunológico de un niño de 1 año con uno de 12 años. Todo esto lo hace un grupo muy particular. En estos momentos la Agencia Europea del Medicamento ya ha autorizado la vacuna Pfizer para niños entre 12 y 16 años, por lo cual pronto se podría iniciar la vacunación en esta franja de edad.

Otra cuestión importante es comunicar de una manera clara a la opinión pública que, aunque en un altísimo porcentaje la infección por COVID-19, es bien tolerada en los niños y estos manifiestan una gravedad muy inferior a los adultos, en un porcentaje muy bajo pueden presentar una forma clínica de gravedad si desarrollan un Síndrome Inflamatorio Multisistémico y en muy escasas ocasiones incluso ocasionar la muerte del niño. Hoy, afortunadamente, con el tratamiento precoz con corticoides la mayoría de los casos presentan una evolución favorable. El problema que se está observando es que en algunos casos persiste un daño en los vasos sanguíneos, concretamente a nivel coronario, que si bien puede curarse con el crecimiento en algunos casos puede llegar a afectar su salud gravemente y así, teóricamente, ese niño podría sufrir un infarto de miocardio a una edad temprana (sobre los 30 años).

Este Síndrome Inflamatorio Multisistémico tiene mucha similitud con la Enfermedad de Kawasaki, la que también se asocia con una infección viral previa de diferentes virus y que causa inflamación de los vasos sanguíneos de todo el organismo. Por lo tanto, esta es una razón más para tomar muy en serio la infección por COVID-19 en la infancia e indicar la vacunación en este grupo etario.

Creo que debemos felicitarnos por los buenos resultados del Plan de Vacunación frente al COVID-19 en Andalucía y en este sentido creo que debemos estar preparados para iniciar la vacunación en la Infancia lo antes posible, comenzando por el grupo entre 12 y 16 años y si es posible antes del comienzo del Curso Escolar.

El Colegio de Médicos convoca una nueva edición de los Premios Científicos “San Lucas”

Abierto el plazo hasta el día 4 de septiembre de 2021